viernes, diciembre 18, 2009

Grande fue mi sorpresa al querer ingresar a mi cuenta de twitter y toparme con un fondo negro y horribles letras de color rojo, donde un grupo de "hackers" denominados "Iranian Cyber Army" ha dejado sin acceso a millones de usuarios de twitter =::(

Tropa de ocioso!!! =/ 

Actualizado:
Son las 3:11am y el servicio ha vuelto a la normalidad... =::I

lunes, diciembre 14, 2009

http://www.lostiempos.com/diario/actualidad/nacional/20090629/media_recortes/2009/06/29/32848_md.jpg

Luego de que el partido de Evo Morales (MAS) haya tirado al piso, aplastado y hecho retroceder a todo aquel que osó competir contra el desde las elecciones nacionales del 2005, se preguntaran...

¿Como puede alguien ganarle a Evo Morales?
La respuesta es sencilla, muy sencilla, que dudo nuestros políticos de la oposición conozcan o se niegan a reconocer: no es otra que la de trabajar y hacer caso omiso a pequeñeces (trampas) que diga, concentrarse en el tema de fondo y trabajar pero este trabajo ya no es aquel al cual estaban acostumbrados, ya no son reuniones de viernes o sábados, no es a levantar el dedo, vender y comprar votos.

Admítanlo, lo han intentado Y NO HA FUNCIONADO.

¿Podrán reinventarse?
Durante mas de 25 años, nuestros políticos de la oposición han aprendido a hacer política de una forma, han tiraron todas las cartas que tenían a la mesa... cada idea, cada maña y no ha funcionado..

¿Estarán dispuestos los dinosaurios y "locos" con buena voluntad a trabajar como no lo han hecho en anteriores años?
La victoria del MAS para ellos fue como un balde de agua fría, una cachetada que no vieron venir. Nuestros políticos y ciudadanos de clase media/alta y todos los parientes de las pocas familias realmente ricas en Bolivia, se convirtieron en políticos for export, dejando atrás esa idiosincrasia boliviana y no reconociendo los problemas que iban dejando mientras gobernaban, pensaban en Gringolandia, en métodos europeos, que obviamente no funcionaron en Bolivia, ni funcionaran sino se replantean y las acomodan a la realidad boliviana.

Un nuevo tipo de memoria flash podría utilizarse en lectores electrónicos.
‘Barato’ y ‘plástico’ no son palabras que a menudo se asocien con la tecnología de último modelo. Sin embargo unos investigadores en Tokio han creado un nuevo tipo de memoria flash de plástico y bajo coste que podría hacerse un hueco entre los aparatos electrónicos flexibles más novedosos.

La memora flash almacena los datos eléctricamente, en unos transistores de silicio especialmente diseñados. La información se puede registrar y leer rápidamente y se retiene incluso cuando la energía se apaga. Esto hace que la tecnología flash sea idea para los reproductores de MP3, cámaras, tarjetas de memoria y dispositivos USB. No obstante la tecnología es aún más cara que los discos duros convencionales.

El prototipo de memoria flash de plástico no se equipara con la densidad de almacenaje de silicio, su estabilidad a largo plazo o el número de ciclos de reescritura. Sin embargo su bajo coste podría hacer posible su integración en aparatos electrónicos menos convencionales. Por ejemplo, este tipo de memoras de plástico de bajo coste se podrían incorporar en el papel electrónico o en etiquetas de sensor desechables.

Los materiales orgánicos ofrecen la capacidad de reducir significativamente el precio de la memoria,” puesto que se pueden procesar de forma mucho más económica que el silicio, afirma Yang Yang, profesor de ciencias de los materiales e ingeniería en la Universidad de California, Los Angeles, y que no estuvo involucrado en el estudio. La demostración de memorias flash de plástico “es un paso muy importante dentro de la memoria orgánica,” afirma Yang.

La memoria de plástico fue creada por un equipo de investigadores de la Universidad de Tokio liderados por el profesor de ingeniería eléctrica Takao Someya. La clave a la hora de hacer funcionar la memora de plástico, afirma Someya, consiste en una capa de aislamiento híbrida hecha de un polímero y un óxido de metal. Esta capa aisla eléctricamente la puerta de metal en la que se almacenan las cargas. La aplicación de voltaje hace que las puertas de metal acumulen carga—las puertas cargadas y descargadas representan los 1s y 0s binarios, como en las memorias flash de silicio. Cuanto mejor funcione el aislante, mayor será el tiempo de almacenaje antes de que los electrones se diluyan y los datos se degraden.

El grupo de Someya comienza con la colocación de los transistores de metal que actúan como puertas sobre un sustrato de plástico. Después se deposita una fina capa de óxido de aluminio y el plástico se sumerge en una solución con un polímero aislante. El polímero finalmente se autoensambla sobre la superficie del óxido de aluminio. Los dispositivos de plástico pueden durar 1.000 ciclos de escritura y lectura. Por el contrario, las memorias flash de silicio pueden escribirse unas 100.000 veces.

Para hacer una demostración de la memoria, el grupo de Someya integró un dispositivo con 676 células de memoria junto a un sensor de presión de goma. Este dispositivo flexible, con un grosor de menos de 700 micrómetros, es capaz de registrar patrones de presión y retenerlos hasta un día. El dispositivo de plástico se describe hoy en la revista Science.

Memoria sensorial: Las células de memoria flash de plástico fueron combinadas con un sensor de presión de goma. Las impresiones hechas por un rollo de cinta y por el uso de los dedos (izquierda) se retienen por completo después de 20 minutos (mitad). Después de 12 horas (derecha), los datos empiezan a degradarse.
Fuente: Science/AAAS

domingo, diciembre 13, 2009

Programa busca aprovechar a experimentados jornaleros que emigraron hacia Chile para colonizar frontera con Brasil.

MAURICIO SILVA

ARICA.- Marcelo Poma (55) nació en La Paz y sus padres eran campesinos. Buscando mejores oportunidades, a los 13 años dejó el inhóspito altiplano boliviano para emplearse como obrero agrícola en Chile. Aunque hoy sus tres hijos son chilenos y profesionales, es uno de los 50 jefes de hogar bolivianos que están gestionando su retorno a Bolivia, acogiéndose a un plan de su gobierno para colonizar la frontera con Brasil.

"Amo a Chile como si fuera mi país. Aquí trabajé duro y formé mi familia", dice en su casa de población Nueva Esperanza que comparte con su mujer chilena.

Como los miles de bolivianos que se emplean como jornaleros en Lluta y Azapa y que deciden radicarse en Chile, la vida de Poma ha sido de esfuerzo. El trabajo por lo general es en el sistema de medianía (el parcelero cede terreno al peón a cambio de su mano de obra y se reparten los ingresos) y no hay mucha oportunidad de formalizar un contrato.

Sobre todo durante la inmigración "golondrina" -el masivo ingreso al país de bolivianos por el período de cosecha-, el trato es por día o temporada sin pago de imposiciones.

Pese a las dificultades iniciales, Poma supo salir adelante y hoy hace respetar sus derechos laborales. Pero una frustración lo insta a acogerse al programa repatriador: la imposibilidad legal y económica de comprar su propia tierra en Chile.

La oferta de Bolivia

El 22 de noviembre, el director del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA), Franz Chávez, viajó a Arica para sostener una cita masiva con inmigrantes. Allí ofreció dos mil 500 hectáreas para las 50 familias que quisieran trasladarse a la zona oriental de Santa Cruz de la Sierra (San Ignacio de Velasco y Roboré). El gobierno, además, proporcionaría maquinaria, alimentación y salud por seis meses.

La cónsul en Arica, Magaly Zegarra, explicó que la selección ya partió para concretar la repatriación antes de junio de 2010.

Sin embargo, para algunos bolivianos que han forjado su vida en Arica, la iniciativa no es atractiva. María Huanca (temporera, de 36 años, con tres hijos) es de La Paz pero la mitad de su vida ha permanecido en Chile, por lo que está tramitando su residencia definitiva para optar luego por la nacionalidad. "Siento a Chile como mi país y quiero morir aquí, por más que me den tierras o lo que sea en Bolivia. Allá no me acostumbro. Puedo ir de visita solamente", enfatizó.

5.226


bolivianos viven oficialmente en Arica, pero esta cifra podría alcanzar el doble si se considera el alto número de ellos que permanecen de forma ilegal.

598


peruanos y bolivianos fueron denunciados este año por infringir la Ley de Extranjería. A 210 de ellos, finalmente, se les expulsó del país.

1.200


visas sujetas a contrato y 401 autorizaciones para trabajar ha otorgado la gobernación provincial, en su mayoría a extranjeros de los países vecinos.


Una migración de larga data

La migración desde el altiplano a los valles chilenos se remonta a tiempos prehispánicos. Pero la construcción del canal Lauca en 1960, que aumentó los cultivos de Azapa de 700 a tres mil hectáreas, estimuló la presencia masiva de bolivianos que bajaron a emplearse como jornaleros, destaca el antropólogo de la Universidad de Tarapacá, Héctor González. "Ella se suma a la migración de urbe a urbe, en la que comerciantes citadinos bolivianos se radican en Arica e Iquique para ejercer su actividad", agrega el especialista.

El carácter ilegal de muchos de estos trabajadores crea un mercado laboral con presencia mayoritariamente extranjera que deprecia salarios y condiciones laborales, dice González. Señala que mientras los bolivianos con el tiempo regularizan su situación migratoria, los peones peruanos que entran como turistas a Arica están aumentando su presencia entre los trabajadores que se desempeñan de forma ilegal.

Via El Mercurio

viernes, diciembre 11, 2009

http://www.smartgolf.com.ar/notas/images/1479_notavida_190209.jpg

A mi, si la vida me cierra una puerta, siempre me muestra otra. Me pregunto si la suerte/bendiciones se acaban o estas disminuyen con el pasar del tiempo...

martes, diciembre 01, 2009



¿ A quién embaucará tu gorgorito
y esa pos de gallito de taberna?
¿La voz? si no te queda ni un hilito,
y no me hagas hablar de la entrepierna.

Hazte un favor, dime que estás herniado
de parodiar parodias de ti mismo,
que un pendejo te quita lo bailado,
que el espejo, en lugar de un espejismo,

te devuelve una tos, un higo chumbo,
un muñón con goteras en la olla,
un veterano narizón sin rumbo,

un sans culotte con joyas, un gusano,
uno más de los tontos de la polla
que no follan por ver El gran hermano.