viernes, junio 12, 2009



El loco anduvo buscando por tantas noches, tantas que casi se perdió.
Por mi parte, yo andaba en otra, divagando entre sabanas de dia y a veces de noche.

Cuando lo vi, todo fue mejor, aprendí, si bien alguien por ahí ya me había enseñado a soltarme y disfrutar, a que mis actos no sean monótonos, faltaba esa pizca de locura que el loco le puso a mi vida.

Las noches pasaron, las calles de la ciudad se inundaron de una canción, cantando y mirándonos de reojo, mientras los dos nos consumíamos en risotadas por alguna acción emprendida.

Me pregunto si esta complicidad vivida por ambos, se volverá a repetir pronto.
Las calles de alguna ciudad se llenaran de nuestras risas nuevamente.

Entre planes de vida, confidencias y el espectacular sentimiento de: Yo se que siempre estaré para vos, como vos para mi.

Este tipo de relación no se la ve todos los días, la busque por mucho tiempo y ahora que la encontré, planeo nunca dejarla ir.
Es trabajo, compromiso. Un trabajo y compromiso que mi alma desea realizar.



0 comentarios: