lunes, diciembre 08, 2008

http://www.warwicksaint.com/images/gallery/05/500h/7.jpg


No me haría un tatuaje, pero no puedo ignorar que me gusta observarlos. Especialmente si son de colores fuertes.
Hace dos semanas, mientras chateaba con un amigo, le mostré, ante su crisis existencial, que el encierro a veces es bueno, alejarse para reconsiderar las cosas, para poner en orden todo, es esencial, luego de cierto tiempo.
El, que es alma libre y viajera, no podía quedarse en su casa por mucho tiempo. De hecho, el estar mas de cuatro horas le resultaba un martirio. Quería andar y descubrir, interactuar, tocar y sentir el sol de Santa Cruz en su cara y cuando la noche tocara, saber que la luna de la noche es su único farol.

Entre tantas frases intercambiadas, le envié la biografía de Emily Dickinson (mi nueva favorita de esta semana, primero fue Ray Charles, luego John Milton y ahora le toca a Emily), una mujer que vivió prácticamente encerrada en su casa, que no fue vista como una gran poetisa hasta después de su muerte, cuando su hermana decidió compartir sus poemas con otras personas.

Emily me gusta, porque ella no es pretenciosa, con palabras simples y no rebuscadas, pero puestas una detrás de otra de manera genial, ha logrado ser catalogada como una de las revolucionarias y ahora se encuentra dentro de la lista de "must to read" de la literatura norteamericana.

A continuacion, un poema de Emily, titulado: Mori por la belleza. I Died for Beauty, Emily Elizabeth Dickinson

Morí por la Belleza.
I Died for Beauty, Emily Dickinson.

Morí por la Belleza, pero apenas
mi cuarto se transformó en Tumba,
uno que murió por la Verdad yacía
en un cuarto contiguo,
Me interrogó en voz baja por qué morí.
-Por la Belleza -repliqué-
-Y yo -por la Verdad, las dos son una,
somos Hermanos -dijo-
Y así, como Parientes reunidos en la Noche,
Hablamos de un cuarto a otro,
hasta que el Musgo alcanzó nuestros labios,
y cubrió con olvido nuestros nombres

Emily ahora descansa en el panteón de poetas fundacionales norteamericanos. Donde se encuentran Edgar Allan Poe, Ralph Waldo Emerson y Walt Whitman.

4 comentarios:

NADIE dijo...

La belleza y la verdad hermanas? es una buena metáfora o simil, interesante no conocía a Emily Elizabeth Dickinson, mientras tanto te recomiendo a William Earnest Henley, ve algo de su trabajo en este post http://paginadenadie.blogspot.com/2008/11/invictus.html
Saludos

Mr. J dijo...

Una Rosa hablando con un Crucifijo en medio de la noche, que Gótico, no??...

Joup dijo...

Nadie: espectacular el poema! :D Welcome to this jungle ;)

MR J: Gotico! :D Bello no? Me encanta!

NADIE dijo...

Gracias por la bienvenida, me alegro que te haya gustado, ya te mandaré algunos más de mi agrado, un saludo