domingo, agosto 10, 2008



Hoy confirme, dos pueden soñar un mismo sueño.
El problema es que ambos no podiamos dormir tranquilos.

Siempre me preguntaré,
que habría sido de mí
si hubiese tomado el tren,
aquel vagón del amor
que solo pasa una vez.

Siempre me preguntare,
que va a pasar al final
cuando el destino me alcance,
y se de cuenta que yo
he sido solo un cobarde.

Que no tuve el valor
para hacer ese viaje contigo,
que por miedo a la gente
acabé siendo solo tu amigo.

Existe una diferencia muy grande, entre lo que uno desea y lo que realmente necesita.
Yo lo desee. El pidió lo que necesita.
En el vaivén de convertirnos en ambas cosas, todo fue mal. Yo no pude convertirme en lo que el quiere y él por mas intentos que hizo, no pudo ser lo que yo necesito.

0 comentarios: