domingo, julio 27, 2008

"Me importas tu y tu, y nada mas que tu..."

Agarre el teléfono y colgué, lo colgué sin cerciorarme de que el hubiera terminado de hablar. Quería silencio, nada más.

Al poner el auricular en su lugar... en el preciso momento en el cual mi mano soltó el aparato blanco, fue que me arrepentí de todo lo que había dicho.
Eran aproximadamente las 3:00 de la mañana.
Camine lentamente, el piso se sentía frío, cansada, aturdida, descalza, mis dedos fríos, mientras por mi cuerpo empezaba a sentirse el adormecimiento involuntario, di tres pasos más y me desvanecí.



Los posteriores días no fueron muy relevantes, me despertaba en el hospital, mi boca la sentía amarga, las palabras muertas, no podía pronunciar palabra alguna.

Mire mis piernas, podría jurar que estaban mas delgadas. Abrí el periódico y ahí estaba la fotografía.

La pareja en la esquina, los dos inocentes.

Texto: Karen Heredia.
Fotografia: google.com/images

2 comentarios:

henry fer dijo...

qué cosas... me hiciste imaginar cada detalle, pero sobre todo, cada sentimiento. y es aqui donde me sorprendo, en la capacidad de, a veces, vivir cosas tan similares... aunque nunca iguales.
humanidad?
un saludo!
h.

Anónimo dijo...

Si tan solo fuera de dueño de ella, como creo soy dueño de mis pensamientos, no ocultaria ni mis letras ni mis ecritos como oculto mis sentimientosd en lo profundo de mi corazon,

el anteriror es solo un pensamiento a esa mujer que nunca sabra que aun vive en mi
perseo749 hotmai