sábado, julio 12, 2008


Ay, ay, que hijo de put$·%... eso fue lo que dije cuando me entere de que aquel ser humano al cual ayude a que no botaran del trabajo sin goce de beneficios sociales porque llevaba dos meses en la empresa, fue a tratar de congraciarse con los de mas arriba y me hizo quedar mal con mentiras.
Mi jefe vino a mi, me miro y me dijo: siéntate Joup.
Me senté, lo mire, y el abrió la boca: ¿Te acuerdas del fulanito tal que no botamos porque no quisiste?
Joup: Si, lo recuerdo - asentí-
Jefe: Pues creo que la próxima vez que hagas eso, con esto que te voy a decir aprendas a que en este país no sirve meter las manos al fuego por nadie, bla, bla...

En ese momento me quede muda, lo mire y mas que tristeza, me invadió la rabia, no hacia el, sino hacia mi, por lo pelotuda que puedo ser al confiar en la gente... sentimiento que duro un día.

Al segundo día de todo esto y verlo al fulanito pomponeándose por la empresa, como si no hubiera hecho nada malo, lo miraba y el me sonreía, me preguntaba sobre mi salud, mis gatos, mi proyecto bla, bla, bla...

Luego al tercer día siguiente del suceso, la ira había desaparecido, ya había llegado a un equilibrio conmigo misma, lo único que podía sentir ahora era pena por aquel ser humano que no respeta a otro como para que por su afán de sobresalir traiciona a su superior.

Llegue a mi casa a contarle a mi mama y a pedirle un consejo ya que ella gerencia una empresa, ¿que debo hacer ante estas actitudes?
Me dijo: a pesar de que el tipo hizo mal hija, no te lo agarres, déjalo, las cosas caen por su propio peso. Ya sabes que en esa persona no podes confiar, exígele que haga su trabajo y punto. Vos hace tu trabajo y punto. No te amargues, porque hay gente así en el mundo. El problema es él no vos, vos cumpliste.

Dicho y hecho, las ovejas o diré, las personas que parecen ovejas no siempre lo serán, ¿si confiare en la gente? Pues si, no puedo - por ahora que soy joven - dejar de confiar, tener esa esperanza. Lo único que puedo hacer es saber elegir en quien confiar, porque si hay personas que se merecen una segunda oportunidad. Gente buena.

Asesiname de CharlY Garcia

7 comentarios:

Andrés Pucci dijo...

casi lo mismo me paso, tengo un trabajador muy habil, que cometio un gravísimo error que nos costo mucho dinero con el cliente (envio aéreo y la pieza hecha originalmente a la basura), le quitaron el bono de producción variable que tiene cada mes a este trabajador; yo pedi que se lo devuelvan ya que fue un error involuntario; el susodicho con el dinero se fue a beber 3 dìas con una trabajadora de la empresa, me hizo quedar mal con mi jefe y aparte este trabajador tiene problemas graves de hígado que son cubiertos por el seguro que paga la empresa.

lully desnuda dijo...

Sabio consejo el de tu madre. La ingratitud es dura pero como bien lo expresas aquí, son seres que lo que merecen es lástima, hay que dejarlos a un lado y tratarlos sí, pero no darles más confianza. Me ha sucedido y mi espiritu noble ha perdonado pero de ahí a volver a caer, no.

Un abrazo desde mi alma!

Javier Sandoval A. dijo...

Y bueno. Expericiencias similares pueden haber muchas y varios podemos dar testimonios hasta el cansancio. Lo importante es aprender.

Anónimo dijo...

Muy interesante su post y su blog, y no quiero sonar jodido ni mala onda pero por favor no me le ponga Charlie a Charly, que suena a Charlie Za o Charlie Brown (otro gran Charlie). Hay toda una historia detras de el nombre Charly (el lo escribe específicamente asi ).Saludos !!

Joup dijo...

Andres: O_O
Lully: Saludos amiga, visitando siempre tus reflexiones al desnudo!
Javier: Si, aprender..
Anonimo: Tenes razon. Ya lo he cambiado. Saludos y un abrazo para vos! :)

Teipsum dijo...

Lo ideal seria aprender de los errores de los demas, pero si hay que aprender de los nuestros, ni modo a levantarse y seguir disfrutando de esta vida.

Saludos desde mi pais de fantasia...

utópico dijo...

te acuerdas lo que te decia??

tu laburo es tu laburo...

saludos!!