domingo, mayo 20, 2007

¿Cierto Fabricio?



CIERTO FABRICIO?

por karen heredia


- Tal vez ella nunca pensó que yo sabía de la existencia de su "mejor amigo"-

Eran las cuatro de la tarde cuando la vi pasar por delante mío, como si ella tratara de que la note, pero la verdad Fabricio es que era casi imposible que alguien no la notara,

Aquella mujer era una de las más hermosas que había visto en mi vida. Cuando de repente se paró, retrocedió y me pregunto la hora.

Pero como vos sabes Fabricio, una oportunidad así no se deja escapar, ¿no crees?

Estuvimos charlando aproximadamente por media hora, entre risas e intercambios de teléfonos.

Bueno, de esa manera pasamos las dos primeras semanas, salimos, y la fui conociendo poco a poco.

Me di cuenta que era de una familia adinerada, así que no podía llevarla a cualquier lugar, por decirte que esas semanas que estuvimos saliendo, el dinero casi no me alcanza.
La primera cita fue algo que nunca voy a olvidar, paso de ser una noche maravillosa a ser la noche mas humillante de mi vida.

Estuvimos cenando, en el restaurante "Leonardo", hasta ahí, la cita había sido magnifica, después de aquella cena, nos fuimos a su casa, ya que tenia que devolverla sana y salva.
Al llegar al pórtico de la casa, hice pequeños movimientos, como para darle a conocer
mi intención de besarla, pero al parecer mi lenguaje corporal no fue claro ya que al mandarle las señales, ella me cerro la puerta en la cara, lastimándome la nariz.

Ella noto aquel percance y se rió, me pidió disculpas, se acerco a mi pero yo con mi nariz maltrecha y dolorida no descifre los mismos mensajes que anteriormente yo había mandado, pero esta vez ella los estaba realizando, enseguida me despedí avergonzado y le dije que la llamaría.
Al recostarme en mi cama, y analizar lo que había pasado aquella noche, me ruboricé al imaginarme la cara que habría puesto cuando ella me dio un portazo en la cara, pero eso no fue todo, cuando recordé sus movimientos, quise morirme!.

como no había analizado y captado aquellos movimientos sugestivos!?.
maldije mi nariz por haberme dolido y no aguantado, habría valido la pena, no crees Fabricio?

Bueno, después de dos tardes que pase animándome para llamarla, al fin reuní valor, ella al principio se mostró un poco burlona ante aquella situación tan penosa. Marlene me dijo en que lugar y hora nos veríamos al anochecer. esta vez fuimos a Equipetrol, a bailar en una discoteca que esta de moda. ella es excelente bailarina, posee una gracia muy llamativa e interesante a la hora de mover las manos. Yo en cambio todo lo contrario, casi parecía un robot aquella noche. Los demás competidores en ese lugar estaban observando a mi "novia" como yo la llamaba secretamente. Yo sabia que aquella noche seria especial, y así lo fue, salimos afuera del local a tomar aire, y vimos las estrellas aquella noche, bueno la verdad es que yo vi las estrellas. Mis movimientos eran inseguros, eso me molestaba, y ella parecía darse cuenta. Agarro mi mamo y la puso alrededor de su hombro y así estuvimos por un rato, mientras conversábamos, se me entrecorto la voz, y ella seguramente penso que estaba resfriado, o estaba apunto de serlo. Ella nunca penso que era porque el momento de hacerle una pregunta se acercaba. al promediar las 11 de la noche, con las manos transpirando y un nerviosismo le pregunte si quería ser mi novia. Ella miro a otro lado y se me acerco mas, y mirándome me dijo que si. No sabes el alivio que sentí después de esa respuesta, y la felicidad, sobre todo.

Al día siguiente me levante, a la hora habitual y me dirigí al trabajo, nada había cambiado, excepto mi sonrisa atontada de felicidad.
Dos días después, entre a una tienda de peluches y le regale el mas grande que había ahí, ella lo recibió con gran placer y me agradeció mucho.
Una tarde me dirigía a la casa de Marlene, sin haberle avisado antes, y la encontré en la esquina, conversando con un tipo, algo parecido a vos por cierto Fabricio.

Espere a que terminaran de hablar, suponiendo que así lo harían, pero ella se subió a un taxi con el y se marcharon, no se a donde se dirigieron tampoco quise preguntarle. aunque yo siempre quise saberlo.
Eran las 5 de la tarde cuando Marlene el amor de mi vida, decidió visitarme. ahí estaba con aquel vestido ceñido negro, cuando llego a mi oficina, ella cerro la puerta y me confeso que había estado saliendo con alguien anteriormente de haberme conocido, y que esa persona no la dejaba en paz. me enfureció aquella confesión, pero no me enfurecía saber que había estado saliendo con alguien anteriormente, sino que aquel personaje no había dejado de acosarla. Marlene tenia cierta preferencia por la música, le gustaban los clásicos románticos, y las baladas en Ingles. Había una canción que le dedique, se llamaba Send me an Angel de Scorpions.
Marlene continuo su vida. Salimos por dos semanas mas, y el ultimo fin de semana habíamos ido a una cabaña, con un lago.
Aquella tarde había llovido, como nunca trate de localizarla, salí con lluvia y todo pero nunca pense que la encontraría como la encontré. Al finalizar la lluvia el cielo
permaneció sombrío. Aquel día tenia la característica de estar algo gris, sin sol, ni luz. cuando llegue por fin a la casa de Marlene, la puerta estaba abierta, las cosas parecían estar en su lugar, pero algo me extrañaba mucho, ella no aparecía por ningún lugar. Seguí buscando por toda la casa, pero no la halle, salí al patio y mi corazón sintiose salir al ver a aquella mujer boca abajo tirada en el césped. Al verla se me estremeció la piel habían cortado su hermoso cuello, aquella mi mujer estaba ensangrentada con los ojos abiertos, y mostrando una mirada de terror, no puedo imaginar como habrá sufrido al ver a su agresor.
Al día siguiente toda la ciudad andaba tras la búsqueda de aquel malhechor, que le había quitado la vida a mi amor.
La búsqueda fue rápida y certera, el asesino había sido capturado, la justicia encerró a aquel tipo, pero no me devolvió a Marlene.

- Supongo que ahora esta pagando su condena CIERTO FABRICIO?-



Aquel hombre cabizbajo no espero a que el sujeto que estaba detrás de los barrotes le contestara, para el la perdida de su amada había significado la muerte. Ningún castigo le devolvería a su "mujer".

El sol se ocultaba y aquel hombre cabizbajo salió de la prisión, hacia frío a pesar de que

el sol todavía no se habia ocultado, todo esto paso en una tarde del día 20 de julio....

0 comentarios: